En busca de un nuevo feminismo.

 

 

Pues después del follón de estos días, entiendo mucho mejor que gente como Estivill, Súper Nanny, Nestlé, ginesaurios, matrosaurias, la SEGO, las compresas sin olor y con alas y demás profesionales de la desvinculación materno-filial, triunfen.

Pienso que hay algo gordo detrás de esta sociedad empeñada en convertirnos en ciudadanos pasivos y manipulables, que trabajan a destajo para enriquecimiento de unos pocos. O sea, de esos que están detrás moviendo los hilos.

Si el patriarcado es el trasfondo ideológico de todo esto, el feminismo sería la ideología creada para una “minoría”, convencerlas de una supuesta libertad, pero que en el fondo es otro engaño para mantenerlas dentro del estatus quo. 

Es como el chiste ése en el que un hombre le dice a otro: le he dado más libertad a mi mujer. He agrandado la cocina. 

Nos han agrandado la cocina para que llegue hasta la fábrica, la oficina, la tienda… Pero seguimos igual de esclavas porque tenemos los puestos peores y los sueldos más bajos.

Las feministas que creen que son más libres porque se han liberado del yugo patriarcal, en el fondo son más esclavas, porque ni siquiera tienen conciencia de serlo.

Y mientras, las que son vapuleadas, despreciadas, denigradas, esperpentizadas… seguimos siendo las madres.

Porque no sólo nos agreden los hombres, sino que las propias mujeres. Ésas que se creen superiores porque han renunciado a sus ciclos, su maternidad, su vida como ser perfecto e inigualable diferente del macho, también nos señalan y nos condenan a la hoguera de la ignorancia y el desconocimiento de lo profundamente humano y mágico que tenemos los seres humanos.

Todos: mujeres y hombres.

Mónica Álvarez Álvarez
#Déjatedecuentos
Con Irene García Perulero

Enviar whatsapp
1
¿En qué puedo ayudarte?
Hola 👋
Soy Mónica Álvarez, ¿en qué puedo ayudarte?