Haters, machirulos y gente que se te quiere comer.

Mowgly es el chico de moda en la selva.

Tiene algo especial y todos quieren ser sus amigos.

 

Esto no siempre es bueno, porque cuando brillas atraes personas y cosas que desearías tener lejos de ti.

Y lo de brillar no es algo que puedas encender y apagar.

La mayor parte del tiempo ni te das cuenta de que lo estás haciendo (a no ser que seas Campanilla)

Así que Mowgly se encontró de repente que todos los animales del “facebook de la selva le pedían amistad”.

Él ya tenía a los de toda la vida que le habían acompañado y cuidado, como la manada de lobos, Bagheera la pantera, el oso Balú, los elefantes…

Pero otros animales entran en escena, compañías poco recomendables, y vamos a ver por qué.

El tigre Shere Khan.

Shere Khan es el amo de esa zona de la selva.

Es un depredador que vive cazando animales de los que se alimenta.

Es un animal territorial, una especie de macho alfa, y ve peligrar su estatus al llegar Mowgly, un cachorro humano, que estaría por encima del tigre en la jerarquía animal.

Shere Khan sabe que ahora mismo Mowgly no es peligroso. Pero también sabe que un día crecerá y entonces sí que lo será, porque los hombres tienen armas de fuego, contra las que los animales de la selva no pueden defenderse.

El tigre sabe que tiene que matarlo ahora que es un cachorro indefenso, porque si no, un día Mowgly crecerá, se hará un hombre despiadado y cruel, y entonces Shere Khan será la víctima.

Como tantos y tantos animales esquilmados y aniquilados en los bosques de África y otras partes del mundo.

Como tantas especies desaparecidas por la codicia y la falta de escrúpulos del hombre.

Es el típico machirulo que se mete con el más débil, porque en el fondo odia lo que representa y porque él mismo no se siente seguro siendo quién es.

Sabe que su poder deriva de su fuerza, y esto es efímero porque:

  • En cualquier momento puede aparecer otro con más fuerza que él.
  • Llegará el día en que él perderá su fuerza porque será más viejo que otros machos.

Así que tiene que deshacerse ahora de todo aquél que pueda ser potencialmente más fuerte que él.

 

La boa Kaa.

Esta amiga es interesante.

Te habla con palabras dulces, te enreda con su falso abrazo.

Siempre de noche, cuando estés sola, con las defensas bajas, en tu oscuridad más vulnerable.

Seguramente te hable mal de otras amigas y lo que trata de lograr es de que te alejes de ellas para poder tenerte para sí misma.

A su merced.

Sin nadie que le impida poder manipularte y sacar de ti todo lo que le interesa.

Cuando ya no le sirvas te comerá.

O te convertirá en un regalo para Sher Khan.

O como buena hater, te despellejará viva hiriéndote donde más te duele, porque para eso lleva años observándote y estudiándote, para conocer todos tus puntos flacos y saber por dónde atacarte de manera más eficaz.

Muchas veces ni te darás cuenta de que te ha atrapado en su abrazo letal hasta que ya estés completamente bajo su influjo.

Mowgly tuvo suerte de no estar completamente solo cuando se encontraron.

De hecho, no se encontraron.

Estoy segura de que Kaa esperó el momento adecuado para acercarse a él.

Si recuerdas la escena, Bagheera la interrumpe y entonces Kaa comienza enredarla a ella. Mientras Mowgly aprovecha para salir de su “encantamiento” y tira de la rama de árbol la cola en la que a él le había enredado.

Kaa cae al vacío y se va, esperando un momento mejor.

 

El rey Louie, el mono.

¿Quién no recuerda al simpático mono que cantaba esa canción tan divertida?

Dubidú, quiero ser como tú…

Si no la has escuchado, te invito a hacerlo en este enlace:

 

 

El mono no es un depredador, sin embargo secuestra a Mowgly, separándolo de sus amigos (sí, así actúan los depredadores sociales) y lo coacciona para que le entregue “el secreto del fuego”.

Louie quiere conocer cómo hacer fuego, pero no creas que es para hacerse una barbacoa y fardar de ser el mono más moderno de la selva.

No.

Louie es un mono muy listo. El animal más cercano al hombre en la jerarquía del reino animal.

Mucho más inteligente que los otros depredadores que por una razón u otra buscan a Mowgly.

El rey mono quiere el secreto de las armas de fuego.

Porque sabe que teniendo armas de fuego será el animal más poderoso de la selva.

Mucho más que Shere Khan.

Mucho más que todos los demás depredadores de la selva juntos, de los que él mismo es víctima potencial.

Louie, ese mono que nos cayó tan majo, es el enemigo más despiadado de Mowgly, dispuesto a todo con tal de conseguir lo que busca y hacerse con el poder y convertirse en el rey de la selva.

Menos mal que Bagheera y Balú consiguen salvarlo y llevárselo de allí.

De éste es del que tienes que salir huyendo como alma que lleva el diablo porque, en contra de lo que pueda parecer, éste es el que se te quiere comer.

 

Mowgly no comprende qué es lo que Louie quiere, desconoce cuál es el secreto del fuego.

Él no sabe que es un humano, pues se ha criado en medio de una manada de lobos. No conoce qué es eso que lo hace especial.

La llegada de Shere Khan a la selva ha marcado un antes y un después en su vida.

Es necesario sacarlo de allí, porque de repente la selva se convierte para él en un sitio mucho más peligroso.

Todos los animales quieren ser sus amigos, cada uno con un objetivo que no será muy beneficioso para el niño.

Todos quieren aprovecharse de él de una manera y otra.

 

Bagheera y Balú se han comprometido a llevarlo al poblado más cercano.

Sin embargo Mowgly no se quiere ir.

Él sólo ha conocido la selva y a sus hermanos lobos.

No sabe qué es eso de ser humano, ni de poder, ni de hacer daño al otro.

Mowgly quiere vivir feliz en la selva, de la mano de Balú, sin preocuparse del mañana ni de peligros para él imaginarios.

 

¿Cuándo descubre Mowgly que es humano?

Me dirás que cuando conoce a esa niña del poblado y se enamora, que en todos los cuentos se enamoran.

Bueno, ésa podría ser una lectura.

Pero lo cierto  es que Mowgly descubre quién es cuando conoce a alguien que es como él.

Cuando se mira en otra persona y descubre en ella su propia imagen como reflejo de su propio espejo del alma.

Cuando encuentra su tribu y descubre que es igual a ellos.

Cuando encuentra su sitio en el mundo y sabe que por fin llegó al lugar para el que siempre estuvo predestinado.

 

No sabemos cómo hubiera seguido la historia.

Si hubiera habido una segunda parte, seguramente habríamos visto a Mowgly emprendiendo un Viaje.

Un viaje al centro de sí mismo, para descubrir más aspectos propios y, sobre todo, aquello que le hace especial y que le lleva a brillar por encima de todos los demás.

Pero ésta es otra historia que tal vez contemos otro día.

Y el punto de partida de esta otra historia sería su propia casa, su tribu, de la que sale para encontrar algo que represente su aspecto más especial.

 

Si estás interesada en saber más sobre Mowgly, tienes aquí el comic original de la película Disney. Si prefieres el original de Rudyard Kipling, aquí tienes este otro.

 

¿Y tú?

¿Tú sabes quién eres?

¿Tienes la sensación de haberte criado en medio de personas muy distintas a ti?

¿Sabes reconocer a los depredadores/vampiros que te alejan de tus objetivos?

¿Sabes cómo deshacerte de ellos?

¿Tienes personas incondicionales que te cuidan y te acompañan allá a donde vayas?

¿Has logrado encontrar a tu tribu?

¿Te sientes segura en el mundo tal y como vives hoy en día?

¿Estás preparada para emprender el camino que te lleve a encontrar eso que te hace especial y que aumenta tu brillo por encima de el de todos los demás?

Ésta es una historia, tu Historia, que tendrás que comenzar a contar de aquí en adelante.

¿Quieres que te acompañe?

 

Si te gustó el artículo, te invito a compartirlo en las redes sociales.

¡Ah! Y si me dejas tu comentario al pie del artículo me hará mucha ilusión.

Un abrazo!

Mónica Álvarez

#elhadacolegiada

 

 

 

Enviar whatsapp
1
¿En qué puedo ayudarte?
Hola 👋
Soy Mónica Álvarez, ¿en qué puedo ayudarte?